sábado, 13 de octubre de 2012

COREGASMO



Comienzas a respirar más rápido, tu aliento se siente más pesado al sentir tus pulmones llenarse de aire, y el bombeo de oxígeno que va a través de tu corazón, se intensifica!! Decides entonces estremecer tu cuerpo a una posición más complicada que te hace jadear, y la sangre fluye por tus venas penetrando cada músculo y cada tejido. Como gotas de lluvia susurrando al caer silenciosamente, el sudor se desliza por tu rostro y por tu cuerpo, a la misma vez que tus músculos se contraen y se relajan con cada movimiento alterno. Ya casi llegas al auge de tu sesión, lo sientes venir, fuerte y agradable, pero a su vez, te invade una sensación de ardor que te deja saber que ya casi estás ahí; que ya casi acabas. Tus músculos están ya entumecidos, pero aun con intensidad y explotando de energía al compás de cada movimiento que haces. Has acabado. Y si lo hiciste correctamente, has tenido una beneficiosa y exitosa jornada de entrenamiento.

El nuevo beneficio seductor para hacer ejercicios se llama Coregasmo. En pocas palabras, en un orgasmo inducido a través del ejercicio (OIE). Su nombre proviene de su dada asociación con ejercicios que involucran a los músculos abdominales centrales (denominados core en inglés). Y aunque el concepto suena nuevo, no lo es. En los años 50, el científico Alfred Kinsey fue el primero en documentar el fenómeno, cuando 5% de las mujeres entrevistadas en ese entonces, admitieron orgasmos relacionados con ejercicios físicos. Quien hubiera pensado que un tema tan tabú fuera discutido tan libremente en ese entonces.

Como educador y promotor de la salud, encontrar el mejor tono para captar el interés de los clientes en los beneficios del ejercicio, no es difícil. El truco está en encontrar un incentivo que haga que el sacrificio valga la pena. La realidad es que, aunque hacer ejercicios trae buenos resultados a largo plazo, las rutinas de entrenamiento pueden ser rigurosas y dolorosas. Bueno… hasta ahora.

La Dra. Debby Herbenick, Ph.D., Co-directora del Centro Para la Promoción de la Salud Sexual en la Universidad de Indiana, dirigió una investigación independiente donde concluye que de las 530 mujeres que participaron, se estima que el 51,4% reportaron tener un orgasmo inducido por el ejercicio (EIO) durante los ejercicios abdominales, el 26,5% al levantar pesas, el 20% durante yoga, 15,9% haciendo ciclismo/spinning, 13,2% corriendo/trotando y 9,6% al practicar senderismo/excursionismo. Así que, ahora que sabemos que este fenómeno existe, nos lleva a cuestionar aún más. ¿Pueden los hombres disfrutar de esta experiencia? y lo más importante, ¿Se puede reproducir esta experiencia? Para propósitos científicos, por supuesto.

En resumen, la respuesta es . La Dra. Victoria Zdrok, Ph.D., una psicóloga clínica y terapeuta sexual certificada, autora del libro La Anatomía Del Placer explica que "muchas mujeres requieren una acumulación de tensión en sus piernas antes de que puedan alcanzar la liberación del orgasmo", y durante el ejercicio, "la liberación de endorfinas y la dopamina, que son necesarios para el orgasmo, combinada con la tensión en el abdomen y las extremidades inferiores, puede provocar la estimulación del clítoris." Desde el punto de vista físico, la Dra. Joy Davidson Ph.D. afirma que “los Coregasmos ocurren sobre todo en las mujeres con fuertes músculos de la pelvis, al realizar ejercicios que pulsan en el núcleo más profundo de los muslos internos, y lo que termina haciendo casi automáticamente, es apretar los músculos pélvicos."

Algunas mujeres son capaces de replicar esta experiencia, pero esto sucede después de un tiempo de dedicarse a ejercicios particulares, como los abdominales. A pesar que no hay un estudio realizado en hombres, se informa que son capaces de experimentar EIO, aunque no tan frecuentemente como las mujeres.

Mi consejo, no espere a que su resolución de año nuevo se eche a perder, disfrute de los beneficios de una intensa sesión de ejercicios a partir de ahora. Y quién sabe, puede cosechar beneficios, antes de lo esperado.

ENCUENTRA EL ARTICULO EN INGLES EN:

Por Cesar Florez
Directora Ejecutiva Editorial / Mireya Posada
LATINO SHOW MAGAZINE